Mudarte puede ser un caos, puesto que nunca sabes lo que tienen en casa hasta que tienes que empacarlo en cajas, y lo peor es que nunca extrañas tanto algo como cuando sabes que ya no lo tienes. Los fletes pueden ser, sin duda, un triángulo de las bermudas, donde jamás encontrarás eso que tanto ...